miércoles, 5 de marzo de 2014

"American Pies": fruta al poder





Mis últimos pasos en el mundo de lo dulce siguen marcando dos direcciones: la fruta y el origen. Sospecho que el empacho de tanto fondant y buttercream tienen algo que ver. Sé que son preciosos, divinos, casi obras de arte y me encantan de vez en cuando... pero es que los veo ya en tantos sitios que... ¡ parece que me persiguen! (y no estoy paranoica).

Los últimos pasteles que he hecho, si os fijáis, tienen como co-protagonista principal la fruta (piña, manzanas, mango, pera...). Siempre me ha parecido que la fruta le da a cualquier pastel un punto de frescor - y de dignidad - insuperable. En las clásicas tartas americanas - american pies (aunque si ponéis el nombre por Internet no aparece más que referencias a la película con el mismo nombre) - el protagonista indiscutible es la fruta.


Siempre me han fascinado esas preciosas tartas cubiertas con masa que aparecían en las series y películas americanas. Disfrutaba viendo escenas como las de los concursos de mejores "apple pie" del condado "x". Creo que la última vez que lo vi fue en "American Dad" y en "Mujeres Desesperadas".


Y como una cosa lleva a la otra, la otra a una tercera, etc. Aquí me encuentro ahora obsesionada por controlar los pormenores de estas recetas para llegar a conseguir "my best pie" que pueden heredar mis nietos (jajajaja, esto es broma, no soy de esas). Así que voy a desgranar algunos aspectos básicos que he aprendido:

PIE BÁSICA =  2 BASES DE MASA QUEBRADA + FRUTA (HARINA, AZÚCAR, LIMÓN)

Así que vamos con una de las partes imprescindibles:

1 de 4: MASA QUEBRADA


Por supuesto la podéis comprar (he probado La Cocinera y sale bastante bien), pero si queréis ser auténticas - a tiempo parcial, a tiempo total es agotador - probadla.

Me fastidia que muchas recetas ponen huevo a la masa quebrada, cuando no lo necesita y también me fastidia que todo lo piensen para la famosa Thermomix (depender de tanto cacharro me hace sentir inútil). Lo que yo os pongo lo podéis hacer con las manitas y ya, eso sí, os tiene que gustar embarduñaros bien las manos.

Ingredientes para la masa quebrada:

- 425 gr harina repostería
- 250 gr mantequilla sin sal
- 10 gr azúcar
- 1 pizca de sal
- 125 gr agua helada



Elaboración:
- Echamos la harina (idealmente tamizada... yo paso porque soy perezosa), el azúcar y la pizca de sal. Mezclamos.
- Tenemos la mantequilla a temperatura ambiente y la echamos en medio y con los dedos empezamos a hacer una especie de churros o pelotillas (como queráis llamarlo). Parece que no saldrá nada... pero sí.
- Cuando eso ya vaya teniendo algo de forma vamos echando agua poco a poco. Seguimos amasando hasta tener una masa fina (que no notemos grumos ni cosas extrañas)

Luego separamos las masas en dos bolas que cubrimos con film transparente y metemos en la nevera (os aconsejo chafarlas un poquito más que lo que pongo en la foto al meterlas porque luego cuesta más amasarlas)
Jajaja... estoy pensando que igual hasta los hombre se animan a amasar estas bolas... Perdón....

2 de 4: RELLENOS POSIBLES:


Os aconsejo empezar por el clásico de los clásicos: la manzana
Aunque confieso que la de cereza está... ¡Dios no he probado nada mejor en mi vida! Sabe a piruleta! pero claro... tiene truco y es que la hice con unos botes de cerezas en conserva que compré en Holanda (este verano pienso cargar el coche con esos botes... y con el azúcar mascabada).

CLAVES INTERESANTES PARA ENTENDER EL PORQUÉ DE LO QUE SE LE PONE AL RELLENO:

- Básicamente, lo que he leído por ahí es que junto con la fruta se suele poner azúcar, harina, sal y zumo de limón. Todo tiene su explicación lógica pero yo os lo cuento para que podamos hacer nuestras propias variaciones

1) Fruta: alrededor de 1,2 kg por tarta. Claro que dependerá del tipo de fruta (el agua que pierda en el proceso sobre todo)

2) Harina (normal + maizena): sirve para absorber el exceso de agua. Se suele echar como 1/2 taza de harina como mucho (en frutas más acuosas) o 2 cucharadas grandes si se trata de otras frutas como la manzana

3) Azúcar: normalmente unos 300 gr o 1,5 tazas, pero igualmente dependerá de lo dulce que estén las frutas. Se puede probar y así evitar más calorías de las necesarias.

4) Limón: sirve para mantener el color vibrante de la fruta

5) Sal: para potenciar el sabor de la fruta

6) Galleta molida: un último truquillo. Si la fruta a poner es demasiado acuosa, se trituran unas galletas y se pone en la base para absorber el exceso de agua

¡Qué bonito es saber para qué sirve cada cosa y no echarlo todo ahí como si fuéramos robots!


Y ahora las tartas!! (uff... qué post más largo, lo siento)

VARIEDAD MANZANA:


- 6 manzanas: 3 ácidas y 3 rojas. Se cortan en trocitos de 0,5 cm aprox (no hace falta usar la regla)
- 300 gramos de azúcar (idealmente morena)
- ralladura de un limón
- 2 cucharadas de maicena
- 1/2 cucharadita canela
- una pizca de sal
- una pizca de nuez moscada (opcional)
- unos cubitos de mantequilla (reservar para el final, van debajo de la capa superior de la masa)



Lo mezclamos todo

Echamos las manzanas




VARIEDAD CHERRY:

- 2 botes de cerezas deshuesadas (o un 1kg deshuesadas)
- 1/2 taza de harina (mezclada con las 2 cucharadas de maicena)
- 1 taza de azúcar
- unos cubitos de mantequilla
- 4 galletas tipo Digestive molidas
Maravilloso (si os gusta el sabor piruleta)


3 de 4: MONTAJE DE LA TARTA

Esta es la parte más lúdica y mágica. Os podéis encontrar de todo. Desde el clásico enrejado, a tartas completamente cubiertas con estrellitas o corazones de la misma masa, o tartas cubiertas íntegramente por otro disco de masa con un simple agujerito en medio. Ohhhh qué mooonas todas!

- Lo primero que hay que hacer es extender el disco de la masa para cubrir el molde (tipo quiche). Por supuesto preparad el molde para que no se pegue (bien con papel de horno o mantequilla, harina...).  Meted en la nevera mientras preparáis el otro disco



- El segundo disco dependerá de la forma que queráis. Os pongo un ejemplo de cómo se monta un enrejado que iría arriba. Una vez montado (presionando en los nudillos para evitar que se despegue) va a la nevera (si no va a ser un uso inmediato)






- Una opción sencilla de montaje es haciendo agujeritos con alguna boquilla


- Y luego simplemente es echar la mezcla de fruta encima de la masa (recordad que si la fruta es muy líquida se puede echar la galleta machacada antes)
Si se decide echar galleta

Mezcla de cerezas
- Y sobre la fruta los cubitos de mantequilla


- Y finalmente la parte de arriba: sellando bien los laterales con un poco de leche para que pegue.
Finalmente se unta con un pincel la superficie con un poco de leche y se espolvorea con azúcar








4 de 4: HORNEADO


También tenemos aquí algunos truquillos aquí como utilizar papel de aluminio para que no se resequen sobre todo los bordes.



Diferentes tiempos en función del tipo de fruta.

a) Una tarta de manzana (o fruta similar): precalentamos a 220º y horneamos a 220º 15 minutos, después unos 50 minutos a 190º



b) Una tarta de cerezas (o similar): precalentamos a 190º y horneamos 15 mins a esta temperatura y luego unos 30 o 40 minutos a 170º o hasta que lo veamos doradito y salgan burbujitas del relleno.


Buffff qué paliza os he dado... Eso sí, todo lo que he aprendido en dos semanas os lo he puesto aquí



FUENTES: Voy a poner algunas fuentes que he utilizado y que recuerdo, aunque hay más páginas que me han inspirado y no recuerdo... lo siento




2 comentarios:

  1. Pero qué "apañá" eres!
    Si me el colesterol ya sabes quien va a tener la culpa!
    Un besito para la familia.

    ResponderEliminar